Muy diplomatico

Un hombre que conoce la corte domina sus gestos, sus ojos y su rostro; es profundo e impenetrable, disimula sus malos oficios, sonríe al enemigo, controla su irritación, disfraza sus pasiones, esconde el corazón, habla y actúa en contra de sus sentimientos. (Jean de la Bruyere)